sábado, 11 de diciembre de 2010

Virtudes

(Segunda Jerarquía)
Las Virtudes nos enseñan el amor de la libertad y la santidad de la fe. Su función celestial es la de transformar nuestros pensamientos en materia. Son el eslabón esencial en el proceso que llamamos manifestación. Esto significa que lo que queremos y deseamos puede ser transformado en realidad material por nuestra firme intención de creado. Ayudan a la plasmación y concreción de las aspiraciones humanas. Trabajan con la energía de sabiduría. Se caracterizan por ser pequeñas y muchas, transmiten mayor cantidad de energía espiritual en menor tiempo. Se les quita figura por su rapidez, por eso generalmente se las simboliza como una carita con alas; traen la respuesta de Dios en situaciones extremas. Traen la energía búdhica necesaria para que se realice lo que el ser considera un milagro. Las Virtudes ayudan durante el proceso de manifestación por transformar nuestros sueños en realidad. Nos enseñan que somos libres de desear cualquier cosa que creamos que nos dará felicidad y placer. Ayudan a que nuestras vidas se desenvuelvan en las formas que nos gustaría. Nos recuerdan lo importante que es confiar en lo positivo y ser creativos en nuestro pensamiento.
Producen una transformación en la materia. Son conductores de todas las frecuencias espirituales (todos los colores). Pertenecen al plateado que es la vibración más alta del (energía fría).
Esencia para el hombre: A medida que más grupos humanos aprendan a trabajar con las virtudes, habrá una mayor infusión de energía espiritual disponible para nuestro planeta. El auxilio en situaciones límites. La velocidad y la audacia. El desarrollo de las capacidades personales. Técnicas del despertar interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller Angeología y Mandalas