sábado, 11 de diciembre de 2010

Serafines

(Primera Jerarquía)

Los Serafines están asociados con la esencia misma de la creación. Ellos, en su luz, son los creadores de los milagros. Transmiten la energía de Dios para crear la sustancia elemental de la cual es formada la vida, y que penetra todo el universo. Son conocidos como los Ángeles del milagro del amor. Nos ofrecen eternamente un amor incondicional. Alientan y apoyan nuestra evolución espiritual hasta el grado más elevado, hasta que somos uno con el espíritu creativo de la Fuente. Se les llama el Ángel del Milagro del Amor, el Ángel de la Esencia del Amor y el Ángel del Amor Eterno. Representan el espíritu de magnificencia que conocemos como el amor incondicional y eternamente duradero. Somos testigos de ello en cada acto de creación. Es algo que inunda el universo con su poder mismo. Es a través de los Serafines como llegamos a conectamos con este amor y a reconocer su esplendor. Los Serafines ofrecen a quienes buscamos este bienaventurado estado de unidad con la Fuente, modos de refinar y sintonizar nuestras vibraciones con los niveles más elevados de consciencia. Pueden, por ejemplo, traemos el milagro de instructores o maestro especiales, tanto físicos como no físicos. Estos instructores son ellos mismos seres que han entrado en contacto con la Luz y que, a través de diversos medios de purificación, han quemado la escoria de su negatividad, sometiéndose a la unidad de la vida. Los Serafines nos recuerdan constantemente el milagro del amor, y de cómo somos renovados y transformados plenamente por esta portentosa energía. Nos ayudan a curar el dolor de toda separación y pérdida, a caer en la cuenta de que el amor es eterno y absolutamente indivisible. Son ángeles que se encuentran en el mas alto plano celestial. Los que están más cerca del ser Supremo. Su misión es la de alabar y cantar glorias al Señor engrandeciendo el amor universal.
Su icono-pictografía es de seis pares de alas; dos tapan la cara, dos el cuerpo y las otras dos las utilizan para volar (cubren la luz de Dios). Son los cantores o músicos de Dios. Se los representa a veces con instrumentos musicales o cantando la frecuencia de la sabiduría y del amor.
Esencia para el hombre: Sirven al Dios que poseemos en cada uno de nosotros y trabajan especialmente con la energía amor. Actúan como guías para alcanzar la iluminación retornando a Dios. El contacto es de elevación.

Share/Bookmark

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller Angeología y Mandalas