sábado, 11 de diciembre de 2010

Principados

(Tercera Jerarquía)

Los Príncipes Angélicos son los protectores, ayudantes y guías de las razas, naciones y ciudades. De ellos se dice en la Biblia que tenían una influencia fuerte y poderosa sobre el destino de grandes masas de gente. Representan el espíritu colectivo de diferentes tipos de humanidad y su presencia combinada equivale al espíritu de un lugar.
Los Príncipes Angélicos ayudan a la humanidad otorgando bendiciones y guía siempre que esté implicado el bienestar de las naciones. Estos espíritus están para ayudar a la humanidad a resolver esos asuntos fundamentales que influencian el destino de las multitudes. Los Príncipes Angélicos tratan de relacionar las decisiones de los gobernantes con los conceptos universales de verdad y justicia.
Los Príncipes Angélicos se utilizarán para denotar las cuatro direcciones de la brújula, los cuatro elementos de la naturaleza, y las cuatro funciones psicológicas que componen la mente consciente: pensamiento, sentimiento, sensación, e intuición. De este modo, los Príncipes Angélicos se relacionan directamente con cada uno de nosotros y con nuestras vidas. Se centran en los aspectos psicológicos del mundo tridimensional y pueden ayudamos a comprender la esencia de nuestras situaciones. Son los conductores de enormes grupos de personas a través de la historia. Razas, naciones, reinos, países. Vigilan de cerca las acciones de los gobernantes, reyes y jefes espirituales de los hombres. Vigilantes y conductores.
Están dirigidos por el Arcángel Uriel. Desde este coro es colocado sobre cada ser un ángel con el propósito de suministrarle todo lo que pueda necesitar.
Son los grandes ángeles que rigen los reinos elementales y los contienen dentro del orden divino; son los guardianes de los grandes grupos, de los países y naciones, de las ciudades, de nuestro barrio, nuestra manzana, nuestra casa, animales y plantas. Son ángeles integradores.
Dentro de los Principados existen y trabajan nueve coros más (sólo para el reino humano) que cumplen distintas actividades: hacer trabajos internos para la contemplación; desarmar energías del plano astral denso; para aquietamiento pre-meditativo; para lograr quietud en situaciones que se viven como extremas; para adquirir fuerzas y resolver situaciones sin temor.
Esencia para el hombre: Nos dan discernimiento, son ejecutores del dar. Sus virtudes son servicio, suministro, serenidad, paz y sanación. Los Principados también atienden a los reinos mineral, vegetal y animal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller Angeología y Mandalas