sábado, 11 de diciembre de 2010

Primera Jerarquía

El Cielo del Paraíso o Cielo de Dios

Es el Cielo que se halla más próximo a la Presencia Divina. Es aquí donde sometemos nuestro ego al amor incondicional de Dios y de Sus ángeles. Nuestras almas hallan aquí su hogar, sintonizadas con la sabiduría y el amor Divinos. Es dentro de este reino donde vivimos desde la realidad de nuestros corazones, y que no hay separación entre nuestra voluntad y la voluntad de Dios. El Cielo del Paraíso es el reino de la bienaventuranza y el gozo puro. Es donde la creación sucede sin esfuerzo, y donde nuestras experiencias humanas son armoniosas y completas. No existe aquí confusión o necesidad de supervivencia, pues el espíritu ha trascendido las disputas terrenas. En el Cielo de la Forma los ángeles ofrecen la ayuda que necesitamos para manejar nuestras vidas en el plano físico. En ese nivel evitamos el desastre, superamos los peligros y renunciamos a la negatividad. Los Arcángeles nos mostraron el camino hacia la curación y el sendero evolutivo hacia ser en totalidad. Nuestros Ángeles Guardianes nos guiaron a través de los ciclos de madurez y crecimiento. Dirigimos ahora nuestras energías hacia nuestras relaciones, permitiendo a nuestros espíritus ser fortalecidos por medio de la purificación de nuestros pensamientos y actitudes, y soltando nuestros sentimientos bloqueados y negativos. Llegaremos entonces a este lugar dentro de las esferas celestiales en donde reinan el amor y la sabiduría, y donde somos delicada y tiernamente guiados a conectamos con la Fuente que vive en nuestro interior. Cuanto más nos aproximamos a la Fuente, más nos percatamos de que no se halla separada de nosotros, somos, de hecho, uno con ella. Llegamos a experimentar la total Unidad de la Fuente en todas las cosas. No somos meramente testigos de la creación sino más bien una parte intrínseca de la gloria que expresa esa Unidad y Unicidad. Es en este Cielo donde se materializan nuestros sueños, pues éste es el reino de los milagros. Aquí la creatividad está manifestando perpetuamente el poder y la gloria de la Divinidad. Los ángeles de este cielo nos ofrecen los mayores dones de amor y sabiduría. Cuando abrimos nuestros corazones nos vemos inundados por el gozo del amor de Dios por nosotros, y nos sintonizamos para ser cocreadores con la Fuente. A este nivel operamos conjuntamente con los ángeles. Los tres tipos de ángel del Cielo del Paraíso son los Serafines, los Querubines y los Ofanines, más conocidos como los Tronos, pues son los que más próximos se sientan junto al Trono de la Divinidad.

Share/Bookmark

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller Angeología y Mandalas